REMEDIOS CASEROS PARA TRATAR LAS RASPONES Y RASGUÑOS | LIMPIEZA E HIGIENE PERSONAL

REMEDIOS CASEROS PARA TRATAR LAS RASPONES Y RASGUÑOS



Una raspadura o herida puede suceder en cualquier momento, ya sea por una caída fuera o por pequeños accidentes dentro de casa, pero si se trata de una raspadura pequeña que no requiera atención o intervención médica, con unos pequeños remedios casero, las podemos atender de la mejor forma.

REMEDIOS CASEROS PARA CURAR LAS RASPADURAS


Es normal, muchas personas tienen verdadero pánico al ver un poco de sangre, en caso de raspauras lo que debemos hacer es tener en cuenta la precaución sencilla de no entrar en contacto con la sangre de otra persona en la medida de lo posible y en general, siempre tratar de tener en casa un botiquín para esos primeros auxilios con elementos como guantes, algodón o gasa; si quieres saber lo que debe tener el botiquín ideal para tener en casa, echa un vistazo a nuestra nota: ARMAR EL BOTIQUÍN PARA CASA.


OTRA INDICACIÓN: Hay productos de venta libre que se utilizan para aplicar sobre la piel para ayudar a detener el sangrado leve de los pequeños cortes, o abrasiones; antes de comprar o usar un producto de venta libre, asegúrese de leer cuidadosamente la etiqueta y siga siempre las instrucciones para no tener ninguna clase de inconveniente al momento de ser usado.




PASOS PARA TRATAR LOS RASPONES

Limpieza de la herida: 
Limpie la herida tan pronto como sea posible para reducir la posibilidad de infección y evitar una mala cicatrización retirando de la raspadura los residuos que vea y el exceso de sangre que esta sobre la piel, también se retira la piel muerta y se procede a una buena curación. Si tiene a la mano un rociador de agua, úselo para lavar la herida o métala bajo el grifo para eliminar la mayor parte de la suciedad y cualquier otra impureza que haya podido caer en la herida (hágalo durante 5 minutos con abundante agua corriente limpia); si tiene a mano, utilice esos productos de venta libre que adormecen el área para que la limpieza no duela tanto (especialmente con los niños).

La mayoría de las raspaduras se curan bien y pueden no necesitar un vendaje y por ello es posible que necesite proteger las raspaduras de la suciedad y la irritación y para ello, asegúrese de limpiar la raspadura a fondo antes de vendar para reducir el riesgo de que ocurra una infección debajo del vendaje (aunque la recomendación siempre es tratar de que la herida o raspadura "respire" y por ello debe destaparla para dejar que le dé un poco de aire y promover así, una buena cicatrización.

Para seleccionar cuidadosamente el vendaje pregunte por los que NO se adhieren y secan sobre la piel, así no tendrá el inconveniente al momento de retirarlo.



COMPARTE ÉSTA NOTA POR WHATSAPP

REMEDIOS CASEROS PARA LOS RASGUÑOS Y RASPADURAS 


Limpiar con yodo: Antes de comenzar, puede que no sea un remedio casero, pero trate de tenerlo en casa; mucha gente utiliza una tintura de yodo o povidona yodada para pequeños cortes y contusiones ya que mata las bacterias y los virus de manera efectiva. 

Ahora sí, vamos con los pequeños consejos de cómo hacer que esas raspaduras se pueden curar en casa con remedios caseros o naturales, cuya lógica principal es la de ser buenos anti-bacterias reconocidos durante años y que sencillamente puedes tener a mano en la despensa para dar un primer trato (y evitar infecciones), mientras va a la farmacia.



El aceite de coco: 
El aceite de coco puede curar con eficacia heridas debido a sus increíbles poderes antibacterianos, antiinflamatorios, hidratantes y curativos que han sido estudiados y demostrados; el aceite de coco también puede mantener a raya a las infecciones y prevenir la formación de cicatrices. Para usarlo solo debe aplicar aceite de coco virgen extra en la zona de la herida, poner un vendaje y cambiarlo de 2 a 3 veces por día añadiendo un poco más de aceite. Siga este remedio durante varios días para prevenir la formación de cicatrices y en menos de 2 semanas notara el resultado.

Lila India: 
También conocida como neem, tiene alto contenido de ácidos grasos esenciales que reconstruyen el colágeno, mantienen la elasticidad de la piel y promueven la cicatrización de la herida, además de propiedades antisépticas y antiinflamatorias. 
Para su uso, mezcle 1 cucharada de hojas de neem o de aceite (se consigue en herbolarios) y 1 una  cucharadita de polvo de cúrcuma para formar una pasta que debe aplicar sobre la herida y dejar actuar durante varias horas para al cabo de ese tiempo, enjuagar con agua tibia. Repita por unos tres días.

Ajo: 
El ajo se ha utilizado para curar heridas durante años debido a sus propiedades antibióticas y antimicrobianas, además de que puede detener los sangrados leves, reducir el dolor y promover la cicatrización. Además, el ajo aumenta las defensas naturales del organismo para prevenir la infección y por ello si tiene una raspadura que sangra, limpie la herida con agua y aplique una pasta de dientes de ajo machacados. También para ayudar a sanar la herida, machaque un par de dientes de ajo y extienda la pasta sobre un pedazo de gasa para tapar la herida con un vendaje estéril que dejará actuar 20 minutos, al cabo de ese tiempo, enjuague con agua tibia y repita dos veces al día hasta que vea que la herida se ha curado por completo.

Cúrcuma: 
La cúrcuma es un remedio tradicional para los problemas menores de la piel, incluyendo la piel erosionada y con sus propiedades antibacterianas y antisépticas naturales mantienen el área afectada libre de la infección, facilitando la curación. Mezclar ¼ de cucharadita de cúrcuma en polvo con agua suficiente para hacer una pasta y aplicar directamente sobre la zona afectada dejando que se seque sobre la piel sin cubrir, y repitiendo 2 veces al día por 3 días.



Caléndula: 
La caléndula ayuda a curar heridas e irritaciones de la piel gracias a sus efectos antiinflamatorios, antimicrobianos, y a sus propiedades anti fúngicas, lo que es útil para la desinfección y el tratamiento de heridas menores, incluyendo abrasiones de la piel; además, estimula la producción del colágeno que ayudará a reparar la piel dañada. Para usarlo solo debe triturar unas cuantas flores de caléndula fresca para extraer el jugo y aplicarlo sobre la herida 2 o 3 veces al día durante 3 días. Si tiene crema o loción de caléndula úsela en su lugar, aunque la flor de la planta será un poco más natural. 

Aloe vera:  
Todos sabemos que el aloe vera puede ayudar a curar quemaduras, pero la savia de una planta de aloe vera también se puede utilizar para tratar cortes, raspaduras y otras llagas. Basta con cortar un tallo de la planta de aloe vera y aplicarlo a la herida este proceso lo vamos hacer cada 2 horas esto puede reducir rápidamente el proceso de curación de una raspadura un rasguño o cualquier tipo de estos desagradables problemas.

Manzanilla:  
Otra flor con propiedades curativas para las heridas es la manzanilla que a su vez es conocida por sus propiedades de relajación (la manzanilla es una de las más antiguas hierbas medicinales conocidas por la humanidad), las flores secas de manzanilla contienen muchos terpenoides y flavonoides, e incluso en algunos estudios se ha encontrado que puede aportar una curación más rápida que algunos corticosteroides. Puede hacer el remedio utilizando unas bolsitas de Té de manzanilla y empaparlas en agua para hacer presión con ellas para humedecer la herida, e incluso puede envolver algunas bolsas de té alrededor de la herida con una gasa. También en algunos herbolarios o tiendas naturistas puede encontrar tinturas de manzanilla o ungüentos naturales que ofrecen un gran resultado si se asegura de que llevan manzanilla de verdad 😊. 

Raíz de malvavisco:  
La raíz de malvavisco es muy curativa para las pequeñas heridas en el cuerpo. Una pasta es ideal para extraer las toxinas y otras bacterias que se encuentran en las heridas cuando se usa como cataplasma, acortando el tiempo de curación y extrayendo las impurezas. También se puede utilizar para curar quemaduras y contusiones y para su uso solo debe hacer un cataplasma con la melcocha y aplicar sobre la herida para acelerar la cicatrización. Este remedio casero lo podemos usar 2 veces al día.

Azúcar y vaselina: 
Para tratar los rasguños o heridas abiertas, considere el uso de una combinación de azúcar y gelatina de petróleo (vaselina), con el azúcar le quitará a los gérmenes los nutrientes que necesitan para prosperar mientras lucha contra la posible infección y por tanto ayudará al proceso de curación. Por otro lado con la vaselina mantendrá el azúcar quieto en su lugar y para ponerlo en práctica solo debe poner un poco de vaselina untada alrededor de la herida y espolvorear el azúcar directamente; al terminar, ponga un vendaje y haga al menos una vez al día.



Miel: 
La miel es un potente y conocido agente contra las bacterias, y en ésta caso, con la miel se desechan las bacterias de una herida, por lo que aportará limpieza y nos liberará de posibles infecciones. Para hacer el remedio debe untar miel en una gasa estéril y aplicar directamente sobre la herida limpia para dejarlo por un par de horas antes de retirarlo y enjuagar con agua tibia. Lo puede hacer 2 o 3 veces a la semana.

Flores de saúco y manteca de cerdo: 
Otra idea única es mezclar flores de saúco con manteca de cerdo y luego calentar esta mezcla durante un pequeño periodo de tiempo. La pomada que se forma es un excelente remedio casero para el tratamiento de una raspadura en la piel y para hacerlo, solo vamos a untar esta pomada obtenida de la manteca de cerdo y el sauco muy cuidadosamente a una temperatura tibia que la piel la pueda soportar durante 3 veces al día y así, éste remedio casero nos dará una excelente y rápida curación.
  
Huevo: 
Vamos a coger un huevo, lo rompemos y echamos su contenido dentro de una taza o recipiente y nos quedamos con la cáscara, Dicha cáscara por dentro trae una especia de piel o tela, la cual vamos a retirar de la cascara y utilizar como una forma de venda para poner cubriendo la raspadura u rasguño. 

Zinc:  
El zinc es importante para la cicatrización de la piel, y es útil para tomar junto con la vitamina C.  Tomar 30 mg de zinc al día para aportar las vitaminas ideales para ayudar a una buena cicatrización en la piel. 

En esta ocasión la enfermera de nuestro equipo, nos recomendará un sencillo y efectivo remedio casero para tratar las heridas y otro para las cicatrices.

EL ACEITE DEL ÁRBOL DE TÉ: 
Un compuesto presente en el aceite de árbol de té (terpinenol) tiene propiedades antimicrobianas significativas, anti-inflamatorias y antisépticas; puede simplemente comprar el extracto de té en una tienda de alimentos saludables y mezclarlo con 10 partes de agua. 
A continuación, aplique el aceite diluido sobre la piel (la herida), ayudándose con una poco de algodón, cambiando el algodón antes de tocar el envase para no contaminar el aceite y que pueda servir para próximas ocasiones u otros usos. 

* Una vez haya sanado la raspadura o el rasguño, la cicatrización es también un tema de suma importancia. Para eso están muchos cuidados de la piel y para ello lo mejor es evitar los rayos solares, por ello aplique protector solar de amplio espectro en la herida después de que se haya curado para de esa manera ayudar a reducir la decoloración (color rojizo o marrón) y ayudar a que la cicatriz se desvanezca más rápido.
Ingiera también si es posible, vitaminas del grupo B, incluyendo las vitaminas B12 y B5, que tienen la capacidad para ayudar a la cicatrización de heridas.

ANTES DE TERMINAR: Antes de terminar, tenga en cuenta que la piel tiene las capacidades para la curación y reparación (hasta cierto punto) pero para ayudarle, tenga en cuenta por esos días suministrarle los nutrientes más relevantes para ayudar con el proceso como la vitamina C y por ello, tome 1 gramo de vitamina C, dos veces al día,  y consuma alimentos que nos aporten la vitamina C como la coliflor, tomate, brócoli, y frutas como la guayaba, naranjas, papaya, fresas.


Hemos llegado al final y esperamos que su lectura haya sido agradable y sencilla...no dude en seguirnos en las redes sociales y ser nuestro seguidor,
Hasta la próxima!
Limpiezapersonal.com

Instagram