EL CEPILLADO DE LA LENGUA | LIMPIEZA E HIGIENE PERSONAL

miércoles, 21 de marzo de 2018

EL CEPILLADO DE LA LENGUA



Estás aquí porque quizás te ha llamado al atención el título de nuestra nota, muy seguramente porque no sueles lavarte la lengua la cepillar los dientes, o porque lo haces, sin saber exactamente por que; pues bien, hoy en Limpiezapersonal.com, te vamos a contar los aspectos más importantes relacionados con la higiene de la lengua.

¿DEBEMOS CEPILLAR LA LENGUA AL LAVARNOS LOS DIENTES?


Comenzamos con la respuesta: Un rotundo SI, normalmente son los dientes quienes se roban toda la atención a la hora de sonreír y por ello se repara mucho más en su higiene, pero tras ellos, está una de las responsables del 90% de los casos de mal aliento: la lengua, y por esa -y muchas razones más- su limpieza se constituye en una de las rutinas más importantes a tener en cuenta al momento de la higiene oral, para tener un aliento fresco mientras evitamos algunos problemas de salud (algunos científicos demuestran que cepillar a menudo la lengua, ayuda a evitar problemas como la diabetes, ataques cardíacos o neumonías).

La enfermedad más común (que se puede relacionar con la higiene de la lengua), es la “halitosis” que significa mal aliento en la boca a la hora de hablar o respirar y muchas veces es causado por la falta de higiene no solo en los dientes sino en la lengua.

La higiene de la lengua es muy importante debido a que con el tiempo, las bacterias se van acumulando en las elevaciones de la forma irregular de la superficie de la lengua, haciendo factible que algunas bacterias se escondan allí, por eso la limpieza continua de la lengua es necesaria; también es importante tener en cuenta que aproximadamente cada 10 días se renuevan alrededor de 10.000 papilas gustativas, y que el cepillado de la lengua, ayuda a la renovación de estas papilas, mejorando así el sentido de gusto, lo que significa que disfrutara más de las comidas.



Eliminar las bacterias de la lengua no es una tarea fácil y menos cuando creemos que lo estamos haciendo con el solo uso de enjuague bucal que a la final solo va a “camuflar” las bacterias o a limpiar solo la parte externa de la lengua; por eso es necesario el lavado de la lengua con cepillo de dientes (ya los hay específicamente para el lavado de la lengua, e incluso modelos eléctricos SOLO para dicha finalidad) para que se pueden eliminar bacterias que causan el mal aliento, mientras incluso de paso se previenen problemas en los dientes.





LA HIGIENE DE LA LENGUA


Tenga siempre en cuenta que las bacterias de la lengua se pueden pasarse fácilmente a los dientes y empezar a actuar en contra de ellos o de las encías, lo que puede causar con el tiempo caries o gingivitis; por ello no basta con cepillar los dientes o usar cuerda dental a diario, sino que debe adquirir el hábito de limpiar a menudo la lengua, de lo contrario estará echando a perder parte del trabajo de higiene que haga en su boca.



Aunque parezca increíble, si tiene problemas de indigestión a diario, cepillarse o rasparse la lengua puede aliviar estas molestias, aliviando incluso algunos dolores estomacales como la gastritis o la acidez y la razón de esto es porque la presencia de las bacterias en la lengua se transporta a diario por el conducto que une la garganta, el esófago y termina en el estómago e intestino; por ello para eliminar o reducir estas molestias, lave los dientes y la lengua en la mañana, para reducir el número de bacterias que pueda tragar al comer.

Además de lo anterior, los investigadores también sugieren que la lengua puede reflejar lo que está pasando en tus órganos interiores, la razón es que hay ciertos órganos que están conectados con la lengua, y por ello en ocasiones, al mirar la lengua, podemos encontrar señales de que algo no anda bien dentro de nuestro cuerpo.

LIMPIAR O LAVAR LA LENGUA


Para algunas personas, el cepillado de la lengua es algo incómodo y molesto porque puede llegar a sentir la sensación de arcadas, pero será solo las primeras veces mientras adquiere el hábito; para hacerlo solo siga nuestros sencillos consejos:


  • Mantenga el cepillo de dientes húmedo
  • Saque la lengua lo que más pueda para visualizar las partes donde se va a limpiar ya que la gran mayoría de “desechos” son visibles en la lengua porque puede aparecer una capa blanca o beige con consistencia espesa o esponjosa.
  • Presione la lengua hacia abajo para que quede presionada sobre la base de la boca.
  • Cepille suevemente la lengua hacia adelante y hacia atrás
  • Cepille de lado a lado (alrededor de 10 segundos en estos movimientos)
  • Enjuague con abundante agua


* Las cerdas de algunos cepillos pueden ser demasiado bruscas para dicha limpieza, si no siente que el suyo no tiene la textura cómoda para hacerlo, use un raspador o limpiador de lengua que se puede encontrar en cualquier farmacia.

Así hemos llegado al final de nuestra nota, esperando que le resulte agradable y útil la lectura. No dude en compartirlo con sus amigos y seguirnos en las redes sociales.

Hasta la próxima!
Limpiezapersona.com




Instagram